Tenemos muchos motivos para hacer canciones.


Por Yelanys Hernández Fusté

«#BuenaFe: estamos en #Cuba: dicha grande», decía desde este martes el perfil de Facebook del grupo. Le siguió al post de los artistas casi una veintena de comentarios de regocijo de sus seguidores en esa red social. La banda cubana ofreció un concierto hace tan solo 14 días en el Dade County Auditorium, de la ciudad estadounidense de Miami, Estados Unidos.

Como antesala de la presentación, a los músicos les esperó la presión de sectores extremistas y medios anticubanos del sur de la Florida, los cuales intentaron, sin éxito, malograr una velada que a la postre Israel Rojas definió de «mágica, muy emocional, hermosa».

A su llegada al aeropuerto José Martí de La Habana, Rojas dijo a Juventud Rebelde que comprobaron la aceptación que tiene «el concierto Tributo al cine cubano, que hemos hecho aquí, en Cuba, en varias ocasiones: tres días consecutivos en el teatro Karl Marx; en el Pabellón Cuba; y finalmente en el Lázaro Peña para los twiteros, los periodistas y los estudiantes de la Universidad de La Habana, antes de salir de la Isla.

«Es un espectáculo muy bien concebido y lo digo con modestia. Se logra que la imagen y la música se hermanen tejiendo una especie de emoción muy relacionada con la cubanía. Siempre quisimos comprobar qué pasaba en comunidades cubanas fuera de nuestro país. Todavía tenemos pendiente realizarlo en otras ciudades y me gustaría hacerlo en todo el archipiélago».

Al hablar de la reacción del público del Miami Dade County Auditorium, el autor de No juegues con mi soledad y Propuesta cuenta que percibió la emoción de los asistentes a ese teatro desde «la primera canción, que fue Cuba va. Con ese tema homenajeamos a Leo Brouwer y al Grupo de Experimentación Sonora del Icaic, que yo creo que fue el gestor de casi todas las bandas sonoras del cine cubano de la década de 1970 —recuerdo la música del Noticiero Icaic Latinoamericano, el sencillo Un día de noviembre y toda la melodía del séptimo arte de ese decenio…

«Hubo mucha manipulación de los medios porque empezamos con Cuba va. Algunos consideraron que era una especie de desafío. Es una ceguera cultural. Esa canción, por lo que pasó en el teatro, trasciende lo político. Es cierto que se ha usado mucho, porque representa los valores de la Revolución, de nuestro país, del optimismo.

«Esa es una canción que aunque tiene la semántica política, el público la cantó a voz en cuello, como nosotros, y eso significa que Cuba va es un canto a la cubanía, a la maravilla de ser cubano y a lo mejor de lo nacional.

«Te cuento que hubo cosas hermosas e inesperadas en el concierto y, espontáneamente, nos regalaron una bandera, flores, una pareja se pidió matrimonio…».

—Ese fue un momento genial…

—Él me había enviado un mensaje por Facebook contándome ese plan sorpresa. De pronto, el teatro se iluminó, no sé si el muchacho lo tenía cuadrado, pero cuando hablé de ello, todas las luces se encendieron y el tipo se arrodilló a pedirle matrimonio a su novia. Todo el mundo se dio cuenta de que eran ellos. Hubo lágrimas, una emoción muy bonita.

—¿Qué canción escogiste para ese instante?

Lotería, porque entre las canciones que él me pidió por Facebook estaba esa y porque ambos tuvieron la suerte de encontrarse.

—Pero esa actuación del pasado 18 de septiembre generó controversia en los medios miamenses.

—Fue uno de los conciertos más emotivos que hemos hecho ¡y mira que hemos hecho presentaciones emotivas! Hubo mucha manipulación por parte de la prensa, esa que, lamentablemente —y lo digo con dolor—, necesita la confrontación para vivir. Allá donde no hay confrontación, la inventan. Una periodista de Univisión que me entrevistó y cuando fue a proyectar el reportaje, me cambió el nombre. Le di la entrevista y editó lo que le dio la gana, solo puso fragmentos. Por suerte, nosotros en las redes sociales pusimos el material completo. Nos hemos vuelto también muy sabios a la hora de ser prudentemente valientes, que es la única forma de que en estos tiempos de tanta manipulación mediática andemos con tranquilidad, con luz propia y sin volvernos locos, usando los términos apropiados.

«Hubo un tiempo en que era más inexperto. Venía de Cuba y ya sabes cómo somos los cubanos: menos cuidadosos, y a mí, que me gusta parecerme a lo que soy, he tenido que aprender a no ser tan yo cuando me monto en el personaje del director de Buena Fe, porque para algunos eso te puede humanizar mucho, pero el yo “imperfecto” puede crear malos entendidos, situaciones terribles y he aprendido a lidiar con ello.

«Esta fue una experiencia enriquecedora y quiero decirte que, como nunca, hemos recibido el apoyo de esos medios alternativos que cada vez están ganando más peso, de los blogueros cubanos y de la prensa nuestra. También de la Egrem y de su labor no solo como empresa de representación, sino de unificadora de una política cultural que proteja a sus artistas cuando van a medios tan adversos.

«Creo que es una batalla ganada. Hemos aprendido qué hacer con esos problemas y estamos aterrizando y aprendiendo en el siglo XXI cómo lidiar con los nuevos desafíos que traerá esta centuria desde una posición cubana y de unidad, ante la manipulación y la agresión.

«Hoy, lamentablemente, el enemigo más grande que tiene la cultura cubana es la mentira. La única manera es estar unidos para enfrentarnos con la verdad. Cuando tú andas transparente y tus cosas van por donde tienen que ir, es muy difícil manipularlas o sacarlas de contexto.

«Hoy por hoy lo hemos visto en los blogs, en nuestra prensa… En mi apreciación, hemos crecido con esta experiencia. La prensa tiene material y yo mismo, revisando en estos días Youtube, vi que las agresiones que se le hicieron a Buena Fe son exactamente iguales a las que hace siete u ocho años le hicieron a los Van Van. Parece un calco y copia…

«Es una política de buscar la confrontación, de confundir. Nosotros recibimos a gente muy confundida en las redes sociales a la que le decíamos: “Esto no pasó así, me estás ofendiendo”. Y cuando alguien nos preguntaba por qué, nos tomábamos el trabajo de explicarles, le contestamos: “Porque ese es cubano y también a él me debo como artista. Puede no pensar como yo, pero respeto su pensamiento distinto y, en la medida en que pueda encontrar un punto de acercamiento, lo voy a intentar”.

«Estos son momentos de aprender a dialogar, de dar explicaciones —las necesarias—, de explicar la verdad. Oye, con mi verdad hay que matarme. Y eso es lo que hemos hecho…

«Ha sido una experiencia muy enriquecedora y tenemos muchos motivos para hacer canciones. Como siempre he dicho: solo se aprende del dolor, y no en la zona del confort. Hay que salir a guerrear con los problemas. Porque un creador nace, sobre todo, en la batalla. Y estoy muy contento con lo que ha pasado para bien y para mal.

«Te podría decir que me he encontrado allí con un pequeño frente de artistas cubanos que están tratando de desacreditar el arte de la Isla. Son jóvenes creadores que viven en Estados Unidos. Ellos se están prestando para esa pelea. No voy a caer en el juego de ponerme molesto por lo que dicen. Creo que son cubanos que no piensan como yo».

—En algunos reportes de blogs y bitácoras personales se denunciaba que a ustedes los amenazaron de muerte.

—De injurias que parecían amenazas de muerte y que no lo fueron, unas 15. De decir: «Te estamos esperando…», «Tú eres un m…»… Las recibimos por Facebook, en mi correo personal y a Yoel (Martínez) también le llegaron. Pero hemos aprendido que la vida virtual no se parece a la vida real. En Miami igualmente nos encontramos mucha gente que nos atendió con cariño. Hubo algún pequeño choque desatinado, medio grosero, que se atendió con altura y sin cobardía, pero sin guapería. Del modo: «No pienso igual que tú y eso tampoco es así». Nuestros músicos están contentos y a algunos les salió el mambí que tenían dentro sin saberlo. Estoy muy contento con mi grupo, mi equipo y con Blue Night Entertainment, pues esa gente se queda allí.

Israel Rojas quiso adelantar que Buena Fe actuará junto a un grupo de trovadores el 9 de octubre, en el Centro Cultural El Sauce, en la Noche blanca de la trova, que organiza el Festival Leo Brouwer de Música de Cámara.

Y para quienes el pasado 12 de agosto se quedaron con deseos de escuchar las canciones del grupo, debido a las condiciones climatológicas y las dificultades técnicas, el venidero 6 de diciembre, a las 6 de la tarde, los espera en el Parque Ecológico Monte Barreto (70 y 9na., Playa).

Ante la pregunta de qué otros proyectos tienen entre manos, Rojas significó que andan metidos de a lleno en el nuevo disco: «Y estoy muy contento con lo que va saliendo. Esta semana será muy importante en el estudio. El álbum debe tener 12 o 13 canciones, y estará listo para finales de año. Es un CD muy musical, muy solamente de Buena Fe».

Publicado por : http://www.juventudrebelde.cu/cultura/2014-10-01/tenemos-muchos-motivos-para-hacer-canciones/

Publicado el 03/10/2014 en Cultura, musica cubana, Política y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: