Margallo en La Habana


LA HABANA. Por primera vez desde 2010 un ministro de relaciones exteriores de España desembarca en La Habana. Se trata de José Manuel García Margallo, un peso completo del Partido Popular español, exponente del ala conservadora europea cuya gestión evidencia que la política en la era global es predecible: Cuba cambia y cambian las políticas hacia ella.

Las asimetrías están calibradas con presición milimétrica: la Isla no concede lo que no puede, ni Europa le demanda lo que no es admisible. La incomunicación ha durado 18 años en los que ha estado vigente la “Posición Común Europea”, una concertación contra la Isla, impulsada en 1996 por el entonces primer ministro, José María Aznar notorio por su “relación carnal” con Estados Unidos. En realidad no se trató nunca de una política europea, sino del sometimiento a la de Washington.

Sin embargo, para La Habana, todo eso es “agua pasada”. Aunque con enormes sacrificios, Cuba mantuvo en sus posiciones y desplegó sus opciones, entre ellas las reformas impulsadas por el presidente Raúl Castro de las cuales no sólo Europa, sino también Washington han tomado nota. Los cambios no se hicieron para agradar a unos ni a otros, aunque… si gustan mejor.

Aunque la agenda conocida para la estancia del ministro español en La Habana, se anuncia, como es habitual, para: tratar temas bilaterales y avanzar en áreas de interés mutuo del entorno internacional, entre ellas la posibilidad de alcanzar un acuerdo de cooperación entre la Unión Europea y Cuba y avanzar en la preparación de la Conferencia entre esa entidad y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) convocada para el próximo año, se trata de un hecho extraordinario.

Junto a los rumores acerca de que el alto funcionario es portador de algún mensaje de la Casa Blanca, elemento que el plenipotenciario español no negó y respecto al cual dijo: “Los mensajes entre gobiernos se trasladan a los gobiernos, no a la prensa…”, la visita debe significar el fin de una etapa en la cual la Unión Europea se plegó completamente a Estados Unidos en el empeño por aislar a Cuba.

En sus breves declaraciones el canciller español, aludió a gestiones relacionadas con la próxima Cumbre Iberoamericana que se efectuará en Veracruz, México el próximo mes de diciembre, evento que originalmente pareció un espacio propicio que España aportara a la Europa comunitaria su privilegiada relación con el Nuevo Mundo y que, tras una andadura de 22 años y 23 citas, se ha degradado hasta ser escasamente representativa, incluso irrelevante, entre otras cosas, por la mezquindad de las políticas hacia Cuba y otros procesos latinoamericanos.

A estas alturas, como parte de una intensa actividad, el ministro español ya se ha encontrado en La Habana con autoridades gubernamentales del máximo nivel y con la Asociación de Empresarios Españoles en Cuba que agrupa a representantes de unas 250 firmas y operadas por españoles asociadas con el Estado cubano. Es previsible que hoy sea recibido por el presidente Raúl Castro.

Es sintomático que la aproximación de Madrid a La Habana se realice por un representante del mismo partido que desde el gobierno, supeditó los intereses de España y arrastró a la Europa comunitaria a una subordinación de sus políticas a las de Estados Unidos provocando un largo distanciamiento.

No sería extraño que en su conferencia sobre la transición española a la democracia en el instituto Superior de Relaciones Internacionales, el representante europeo insista en ofrecer sugerencias que, como en otras oportunidades, La Habana escuchará con un frío cortés.

No obstante si bien para el ministro Margallo: “Debido a que las circunstancias en Cuba han cambiado, deben cambiar también las políticas de Europa…” su visita debe marcar el límite de la maniobra española que intenta fomentar un “diálogo político” con la Isla, sin abandonar la Posición Común, que obviamente ha fracasado.

Con mensajes o sin ellos, el éxito de la gestión está ligado al desmontaje de una concertación que no ha dado fruto alguno. Aunque no deben esperarse anuncios trascendentales ni posiciones triunfalistas, de no ser así, su visita pasará a la historia como otra oportunidad perdida. Esperemos que ocurra lo contrario.

margallo_eusebio_leal_habana_vieja

 Por http://progresosemanal.us/20141125/margallo-en-la-habana/

Publicado el 25/11/2014 en Política y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: