Diseñadores cubanos más allá de la geografía


La segunda exposición colectiva Geo-Gráficas 2015, prevista para el primer trimestre del próximo año, se anuncia ya con el eslogan “Los diseñadores cubanos no tienen límites”. Su objetivo es reunir a profesionales emigrados y residentes en Cuba con propuestas destinadas al sector privado del mercado nacional.

De acuerdo con los organizadores, esta muestra es la primera iniciativa de visualización del trabajo de diseño destinado específicamente al sector privado, y permitirá obtener una valiosa apreciación, por ejemplo, de las tipologías de los diseños y de las tendencias estéticas predominantes.

A la exposición se sumarán diseñadores de varias partes del mundo con carteles tipográficos inspirados en La Habana, como parte del proyecto internacional Showusyourtype, con el que Geo-gráficas colabora.

Las hermanas Annick y Yannick Woungly-Massaga crearon el proyecto Geo-Gráficas con el fin de promover el trabajo de diseñadores cubanos por el mundo y acortar distancias entre los emigrados y los residentes en Cuba.

“Geo-Gráficas busca divulgar y valorizar el buen diseño cubano”, resaltaron las hermanas de padre francés y madre cubana.

En marzo de 2014, estas graduadas del Instituto Superior de Diseño industrial (ISDi) organizaron una primera exposición colectiva en La Habana que esperan repetir cada año.

“Mostrar la inserción exitosa de los diseñadores cubanos en ámbitos culturales, económicos y sociales diferentes fue el objetivo de la primera exposición colectiva de marzo pasado”, especificó Annick, actualmente trabajadora de Messmer Seiler Design AG, una agencia de diseño de productos en Suiza.

Las obras tocaron múltiples especialidades del diseño gráfico e industrial, entre ellas el diseño de logotipo, editorial, ilustración, cartel, diseño de interiores y de productos, diseño de vestuario y accesorios, publicidad, web, animación, video, stand de exposición y embalajes.

Según consideran, el evento ofrece una visión de conjunto sobre el estado del diseño cubano actual y favorece la comunicación entre los diseñadores emigrados y los residentes en Cuba.

La cita permitió a los emigrados mostrar su trabajo al público cubano y el éxito de la muestra conjunta alentó a los organizadores a multiplicar y a extender sus acciones. En consecuencia, unos meses después lanzaron el sitio web www.geo-graficas.com que aspiran a consolidar como un directorio de diseñadores.

“La plataforma permite ganar en visibilidad y hacer contactos”, aseguró Anick, responsable de la comunicación en el proyecto. Dentro de la web, cada diseñador puede tener su página propia, con un descriptivo de su trayectoria y un enlace al portafolio personal.

De acuerdo con las creadoras, la Galería del sitio ofrecerá una visión global de lo mejor del diseño cubano actual y en la web general el usuario encontrará, además, información sobre el proyecto, las exposiciones, concursos y otros eventos.

Tras el nacimiento de la web, las organizadoras publicaron una convocatoria al primer concurso de carteles, con el objetivo de elegir la imagen de la exposición colectiva Geo-Gráficas 2015.

Formaron parte del jurado el notable diseñador Pepe Menéndez, especialista de reconocida trayectoria en la cartelística cubana y Régis Léger alias Dugudus, diseñador francés autor del libro Cuba Gráfica. Marla Cruz resultó ganadora de este certamen.

“Consideramos que en medio del creciente desarrollo que experimenta el sector privado en Cuba existe una necesidad real de mostrar al público las posibilidades que el diseño ofrece como factor de éxito en el desempeño de cualquier actividad comercial, cultural o social”, expusieron las organizadoras en uno de los comunicados del presente año.

“Aunque es cierto que nosotras somos las iniciadoras, creemos que sería más exacto enfocar a Geo-gráficas como el proyecto impulsado por un equipo que incluye a profesionales del diseño (Yorlán Cabezas), especialistas en comunicación (Sandra Fernández) y estudiantes (Julián Sanrdiñas)”, detalló Annick.

Ustedes se entregaron a la misión de promover el diseño cubano, ¿acaso era desconocido?

Nuestro proyecto está encaminado a optimizar el posicionamiento de la profesión, potenciar la presencia del diseño en la sociedad para que nuestra actividad sea cada vez mejor reconocida.

Acciones como las exposiciones y los concursos buscan sumarse a los actos de reconocimiento y promoción existentes, y aumentar las oportunidades de los diseñadores de participar en eventos y proyectos.

Las dificultades económicas y tecnológicas en las que ha estado sumido nuestro país durante décadas han obstaculizado el desempeño de la profesión de diseño en Cuba. La necesidad de la gestión del diseño y su integración dentro de las estrategias corporativas son aspectos que aún no han sido totalmente asimilados.

Para nosotras la idea de la promoción del diseño en Cuba se justifica por un deseo de impulsar su papel benéfico en determinadas acciones o procesos, por ejemplo las relaciones comerciales surgidas con la aprobación de las leyes sobre los negocios privados. Esta nueva situación nos pareció una buena coyuntura para iniciar acciones por el incremento de la cultura del diseño.

Desde el punto de vista internacional, nos pareció que podría ser interesante mostrar las realizaciones de los diseñadores cubanos, profesionales salidos de un medio alejado de los grandes centros internacionales de diseño.

En el empeño de satisfacer las necesidades de visibilidad y competitividad, nos preocupamos por tener una visión lo más exacta posible de los escenarios sociales, culturales y económicos, y de las necesidades de los diseñadores.

La plataforma web es actualmente una arista importante en el proyecto, a causa de las circunstancias actuales. Tras la adquisición por Adobe, multinacional estadounidense, del sitio behance.net, la plataforma por excelencia de los diseñadores a nivel mundial, el acceso desde Cuba ha sido bloqueado.

Para la siguiente etapa de Geo-gráficas, como resultado de nuestro constante auto-cuestionamiento, hemos definido como principal objetivo para el futuro, concentrarnos en los beneficios que estas alternativas traerán a los diseñadores cubanos: para nosotros es importante que estas acciones se traduzcan en ventajas reales. Para ello, situaremos nuestra diana en el nexo entre los diseñadores y sus potenciales clientes: los nuevos empresarios, jefes de empresas particulares y estatales, promotores de eventos sociales o culturales, y todo actor que, necesitado en alguna medida los servicios de un diseñador, no es todavía consciente de la importancia de no violar este paso para el éxito de su empresa. Establecer este vínculo cliente potencial-diseñador es un objetivo que nos ocupa actualmente.

¿No existía revista alguna o espacio que acogiera el trabajo de los creativos cubanos?

De acuerdo a nuestras experiencias en Cuba no tenemos conocimiento de que exista un espacio exclusivo para la promoción, la exposición o la publicación de los proyectos y las habilidades profesionales de los diseñadores cubanos. En Internet tampoco hemos encontrado soporte alguno que recoja con una visión global el trabajo de los diseñadores cubanos, aunque existen soluciones parciales.

¿Consideran que estaba desvalorizado el diseño cubano?

No podemos hablar de desvalorización, aunque es un hecho que ciertos actores de la sociedad cubana no están lo suficientemente familiarizados con las potencialidades del diseño, y que la cultura de diseño no está generalizada. Para ser más exactos podríamos decir que el servicio de diseño no es suficientemente solicitado.

Ese desconocimiento trae además como consecuencia que en ocasiones el diseño es asumido por personas que no son especialistas y carecen de conocimientos suficientes. Esta es una problemática muy discutida en los círculos vinculados con la profesión. Vemos soluciones que salen al mercado sin haber sido correctamente diseñadas, suponiendo diversos problemas técnicos, económicos y ergonómicos para el consumidor. En esta dirección se malgastan fondos, esfuerzos y tiempo, y se obtienen resultados defectuosos.

¿Cómo se les ocurrió la idea de Geo-Gráficas?

La idea de Geo-gráficas fue, en apariencia, espontánea, pero en realidad es el fruto de un deseo latente de acercamiento. Comenzar con una exposición colectiva nos pareció una buena manera de propiciar el intercambio entre los actores del diseño en Cuba y los diseñadores emigrados, y de tener una retroalimentación casi instantánea sobre la viabilidad del proyecto.

¿Cuáles fueron principales resultados que reveló la primera exposición?

El principal atractivo de la primera exposición consistió en su diversidad, pues recogió trabajos de diseñadores cubanos de distintas latitudes y especialidades. La conclusión más importante fue la disposición de gran cantidad de emigrados a participar en iniciativas como Geo-gráficas, que proponen la unidad entre los emigrados y un acercamiento a Cuba. No caben dudas de que este es un rasgo positivo que, en contraste con su antigua imagen de renegados, caracteriza actualmente a los residentes en el exterior.

¿Qué tendencia evidencian los diseñadores emigrados?

Para definir tendencias preferimos concentrarnos en los participantes de Geo-gráficas en específico, pues no sería exacto hablar en nombre de la generalidad de los diseñadores emigrados. En el caso de los participantes en Geo-gráficas, el denominador común es la calidad de los trabajos, que evidencia el buen nivel de formación recibido en el ISDi. No obstante, más allá del nivel técnico, la inserción de estos diseñadores en el mercado del trabajo supone un alto nivel de integración en sus países de adopción, a nivel lingüístico y a nivel cultural.

En el marco de Geo-gráficas nos hemos relacionado con gran cantidad de diseñadores cubanos emigrados, de manera directa o indirecta. El nivel de relevancia de los proyectos y del papel de cada diseñador en ellos es diferente, y una evaluación exacta dependería de factores tan disímiles y específicos como las características de cada país de adopción y las condiciones en las cuales la inmigración se produjo, situación que determina en la mayoría de los casos el derecho a un permiso de trabajo, el acceso a formación de perfeccionamiento, el dominio de la lengua local, etc.

Pero diríamos que en la labor de cada uno se transparentan el trabajo de excelencia, la perseverancia, los esfuerzos por lograr una integración laboral y cultural, y la utilización inteligente del potencial innato, que conlleva a una evolución quizás lenta en las primeras etapas, pero con promesas de crecimiento exponencial si las condiciones lo permiten.

¿En qué estado ven el diseño cubano por el mundo?

Es una pregunta difícil de responder, pues los resultados del proyecto no ofrecen aún una visión global, pero los intercambios que hemos establecido en el marco de Geo-gráficas nos permiten constatar que, en general, los diseñadores que viven o trabajan fuera de Cuba se convierten en embajadores de la calidad de la formación de diseño en Cuba.

Muchos diseñadores que han salido de Cuba a establecerse permanentemente o a trabajar experimentan en un primer tiempo inquietud y expectativa ante lo desconocido, pues diseñar en un nuevo contexto presupone, más allá de la técnica y el método, dominar la comunicación, entender las relaciones sociales, las maneras de consumir mensajes y productos.

A medida que avanza el proceso de integración y sobre todo al corroborar los buenos resultados en el trabajo, este sentimiento se traduce en satisfacción profesional.

¿Crees que la instrucción recibida en Cuba fue suficiente?

La buena calidad de la formación de diseño en Cuba es innegable y constituye una base invaluable para ejercer la profesión en el país y en el extranjero. Los graduados del ISDi adquieren un gran arsenal de herramientas metodológicas y proyectuales, y excelentes hábitos de trabajo.

No obstante, las limitaciones materiales reducen el alcance de la formación en algunos aspectos: de acuerdo a nuestra experiencia como profesionales ejerciendo en el extranjero, una mayor apertura a la información (acceso a Internet y a publicaciones internacionales, conectividad con colegas en el extranjero) y a las experiencias laborales (contacto con la industria y los procesos reales de producción) serían excelentes catalizadores del nivel profesional de los graduados, y constituyen aspectos que actualmente penalizan a los graduados que inician carrera en el extranjero.

Para muchos de estos profesionales la necesidad de adquirir estudios complementarios responde, más que a una nivelación técnica, a la necesidad de poseer un diploma que permita obtener un puesto de trabajo en las mejores condiciones y adaptado al nivel profesional superior.

Nuestra postura con respecto al papel de los estudios superiores es que las cualidades personales del estudiante (motivación, interés por la superación, conocimiento de lenguas extranjeras, etc.) juegan un grandísimo papel en la calidad del futuro profesional. Esta es también la tendencia actual del mercado laboral, altamente competitivo, donde las competencias personales (soft skills) pesan más que las aptitudes técnicas.

Cartel de la Convocatoria a la Segunda Exposición Colectiva de Geo-gráficas.
Cartel de la Convocatoria a la Segunda Exposición Colectiva de Geo-gráficas.

http://oncubamagazine.com/

Publicado el 02/12/2014 en Cultura y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: