Encuentro cubano


Intervención de Álvaro Fernández, director de Progreso Semanal, durante el II Encuentro de cubanos residentes en Estados Unidos en defensa de la soberanía nacional. El evento se celebró en el Maryland Multicultural Center hoy sábado 6 de diciembre de 2014.

El presidente Obama cambió el libro de estrategias de cómo ganar elecciones en este país. Su segunda campaña electoral victoriosa en 2012, por ejemplo, es material de estudio y se escribirán libros acerca de ella en años venideros. Sus métodos estaban tan ajustados y sus cifras eran tan precisas que ellos sabían exactamente dónde necesitaban ganar y cómo hacerlo.

Lo interesante es que, en la Florida, Rick Scott usó parte del libro de estrategias de Obama para ganar un segundo período como gobernador. Esto a pesar del hecho de que durante casi cuatro años a Scott lo consideraron el gobernador que más desagradaba en la nación y que carecía del carisma de Obama. Por supuesto, el dinero tiene algo que ver con sus triunfos.

Y ya que he mencionado el factor dinero, permítanme declarar que tener toneladas de dinero ayuda aún más cuando la asistencia a las urnas es baja. La disponibilidad de dinero permite controlar y estimular a quien uno quiere que vote. Y sin duda, el truco radica en que estén presentes en las urnas los electores de UNO.

También comprendo que es más fácil decirlo que hacerlo.

Comencemos por tomar como ejemplo al condado de Palm Beach, en el sur de la Florida. Se suponía que Charlie Crist ganara en Palm Beach. Así fue, con más del 59% de los votos. Pero la campaña de Crist esperaba ganar por una diferencia superior a 100 000 votos. Ese era un objetivo. Derrotaron a Scott por solo 86 000 votos.

Recuerden, Scott ganó el estado por 1 por ciento, por 64 145 votos. Así que esos 14 000 votos de Palm Beach (no recibidos) eran importantes.

¿Cómo lo hicieron? Concentrándose en SU base, y estimulándola. En otras palabras, trabajando donde ellos sabían que tenían ventaja.

Permítanme explicar por medio de los números:

En los 194 colegios electorales de Palm Beach donde los demócratas son el 50% o más de los electores, la asistencia fue de 48,4%. En los 56 colegios electorales del condado donde los republicanos son el 50% o más de los electores, la asistencia a las urnas fue de 63,8%. Esto NO fue una coincidencia. Es ahí donde el factor dinero puede desempeñar un papel –y lo hace. La campaña de Scott alentó la asistencia en los colegios electorales republicanos.

Permítanme decir esto de manera diferente. La campaña de Scott comprendió que el TRABAJO en el colegio electoral estimula la presencia del elector. Así que si iban a alentar a que la gente votara, se concentrarían solamente en los colegios electorales que ellos sabían que podían ganar.

Otro factor importante en esta contienda: Charlie Crist esperaba y necesitaba ganar en los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach del sur de la Florida. Ganó en los tres, los cuales están considerados los más importantes y grandes condados demócratas. Pero mientras que la asistencia a las urnas en el estado fue de 50,5%, en Palm Beach fue de 49,2; en Broward fue de 44,5%; y en Miami-Dade fue de 40,7% –los tres por debajo del promedio del estado.

Al mismo tiempo, mientras que esos condados tuvieron un pobre desempeño, los condados republicanos, aunque mucho menores que los anteriormente mencionados, tuvieron una asistencia mayor que el promedio estatal de 50%. En Sarasota, St. John’s y Sumter, para dar tres ejemplos, la asistencia fue de 58,9%, 54,5% y 67,4%, respectivamente –los tres condados republicanos.

¿Por qué esas cifras son importantes para nosotros?

Para empezar, porque puedo demostrarles que si hubiéramos logrado una asistencia de electores a las urnas en el sur de la Florida a la tasa del estado de 50,5%, Charlie Crist sería hoy el gobernador.

Las cifras mencionadas anteriormente también nos muestran que cuando se aplican las fórmulas de Obtener el Voto a los números que han sido (o serán) presentados por el profesor e investigador de la FIU Guillermo Grenier, se ve un camino electoral en potencia que se puede tomar para comenzar el trabajo de cambiar la política norteamericana hacia Cuba.

Esto lo digo con gran optimismo, porque la política es un juego de números –votos, dinero, gente… Y con excepción del dinero, los números están a nuestro favor.

Pero permítanme también advertirles. Los resultados que buscamos llevan tiempo. Y dinero. Y más tiempo. Y más dinero…

Y aunque vivimos en un mundo en el que buscamos resultados instantáneos, en nuestro caso NO hay soluciones inmediatas.

También debo advertirles: si no comenzamos ahora… (El otro lado ya lo ha hecho.) Ustedes vieron lo que sucedió en las elecciones de la Florida.

Entonces, ¿qué hacemos?

Comencemos por invertir la pirámide. Enfaticemos lo local y sigamos hacia arriba. Siempre hemos mirado de arriba hacia abajo y a menudo hemos olvidado la base y la cúspide de la base, donde todo sucede.

He conversado con algunos de los que están presentes aquí hoy. Personas convencidas de que “así como vaya la presidencia”, así irá la política hacia Cuba. Probablemente sea cierto. Pero seamos honestos, tenemos muy poca influencia –si es que tenemos ALGUNA– en “cómo serán las decisiones presidenciales” en este país. Es por eso que la base es importante.

NUNCA hemos trabajado la base. Algo que la otra parte ha trabajado muy bien desde 1980.

Vean, por ejemplo, y no voy a llamarlos demócratas o republicanos. Permítanme referirme a ellos como los Díaz-Balart y los Ros-Lehtinen y Menéndez de este mundo. Siempre tienen un sucesor para ocupar el lugar que ha quedado vacante. Su estrategia no es acerca de ganar una elección. Su plan es continuar ganando más y más elecciones y mantener los lugares que ya tienen por medio de una reserva de talento ya listo.

Es algo que nunca hemos hecho. Y es hora de que lo hagamos.

Es hora también de que nos demos cuenta que no solo los funcionarios electos son importantes para nosotros; personas que sirven bajo esos políticos –como asistentes, personal de prensa, etc.– son también tan importantes como los propios políticos. A veces esos asistentes son más importantes –a menudo, son los que influyen en las decisiones del político…

Piensen, por ejemplo, cuando Charlie Crist dijo que viajaría a Cuba antes de las elecciones. ¿Quién creen ustedes que le hizo cambiar de opinión?

Esta no es la primera vez, ni será la última, que diga algunas de las cosas que estoy a punto de decir. El propósito de este panel es una discusión de cómo provocar el cambio en la política de EE.UU. hacia Cuba. Y siempre he dicho que antes de que podamos cambiar a Washington, tenemos primero que cambiar a Miami.

Los cambios suceden a pesar de nosotros. Nuevamente me refiero a las cifras de Grenier. Pero es importante que influyamos en ese cambio. Si no lo hacemos, las generaciones futuras verán a Cuba como un problema, en vez de cómo una oportunidad.

Por eso me gustaría ofrecer 4 sugerencias para el cambio que todos buscamos:

1. Establecer un esfuerzo concertado, trabajando conjuntamente con muchas de las otras comunidades étnicas que forman Miami para establecer una inscripción profesional de electores y un esfuerzo Obtener el Voto que sea continuo, eficaz y constante.
2. Crear una academia que: (a) Entrene constantemente a miembros (en especial jóvenes) de nuestra comunidad en cómo organizar estos proyectos de electores; (b) reclute y entrene personas (especialmente jóvenes) que puedan estar interesadas en ser candidatos políticos en el futuro; y (c) entrene en cómo hablar a la prensa y en realizar mensajes.
3. Parte de este entrenamiento de candidatos debe estar dirigido hacia la discusión de temas que afectan a nuestra comunidad: la economía, empleos, atención médica, inmigración, política hacia Cuba y cómo afecta (negativamente) a nuestra comunidad, relaciones policíacas, corrupción y cómo atacarla, etc.
4. Crear una discusión trimestral, un foro abierto comunitario, al que invitemos a miembros de la comunidad, no solo cubana, para discutir las necesidades que enfrentamos como comunidad; ideas que podamos tener que puedan ser beneficiosas para la comunidad; etc.

Es importante que estos proyectos se vean como beneficiosos para Miami. Esto NO debe verse como un proyecto sobre Cuba. El hecho de que el tema de Cuba sea tan importante para Miami hace que Cuba sea una parte importante de un proyecto mucho mayor –pero no es el tema central. La idea es la de incorporar el concepto de una relación normal con Cuba como importante para el futuro de Miami.

Esto no debe verse o concebirse como un proyecto de NOSOTROS contra ELLOS: es sencillamente un grupo de preocupados residentes del sur de la Florida que trabaja para que el lugar donde vivimos sea un mejor lugar.

El día que logremos algunas de estas cosas que he mencionado, es el día que empezaremos a marcar una diferencia en la manera en que Washington nos ve. Hasta ese día, los únicos grupos verdaderamente organizados en el sur de la Florida son en su mayoría dirigidos por gente con nombres como los que mencioné con anterioridad.

Finalmente, y es algo que he aprendido acerca de la política norteamericana y que nunca dejo de mencionar en toda presentación como esta: para hacer realidad las cosas, hace falta dinero. Dinero de verdad. Millones de dólares durante un período de años…

Y entiendo que la otra parte tiene más dinero que nosotros, pero entre nosotros hay algunos, y otros que conocemos, que tienen bolsillos profundos. Y si queremos verdaderamente comenzar a solucionar los problemas, como dice el dicho, “Tenemos que apoyar con dinero lo que decimos”.

Gracias a todos.

Publicado el 09/12/2014 en Política y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: