La normalización será lo normal, pronto


Por

Diplomáticos cubanos y norteamericanos se sentaron a la misma mesa para conversaciones acerca de derechos humanos (la pasada semana). Los decisores de la política norteamericana dejaron caer que Cuba pronto sería eliminada de la Lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo. AirBnB comenzó a ofrecer a viajeros norteamericanos la posibilidad de hacer reservaciones en línea en Cuba. Una nueva encuesta arrojó apoyo mayoritario entre cubanoamericanos a las nuevas políticas del presidente Obama. Y la American University dio a conocer una serie fascinante de documentos: Implicaciones de la Normalización.

El 16 de diciembre de 2014, cualquiera de esos hechos podría haber sido suficiente para sobresalir en las noticias e inculcar en nosotros una buena cantidad de optimismo.

Por entonces (lo que significa hace solo 109 días) había dos constantes en la política de EE.UU., hacia Cuba: Estados Unidos tenía un compromiso ineludible con facilitar el cambio de régimen en la Isla aislando al gobierno de Cuba y haciendo la vida miserable al pueblo de Cuba; y esa política, debido a que era propiedad de los poderosos extremistas cubanoamericanos, nunca sería cambiada.

En esa era de hostilidad durante décadas, todo momento esperanzador que inesperadamente surgía, también desaparecía rápidamente. Parecía inevitable que los hechos forzarían a uno o a ambos gobiernos a regresar a la media.

Desde el 17 de diciembre, una nueva narrativa que valora la normalidad sobre la hostilidad, se ha puesto en práctica.

No estamos diciendo que todo está  mejor. El embargo sigue en vigor. EE.UU. aún parece incapaz de eliminar totalmente de nuestro sistema la mentalidad de cambio de régimen. El gobierno cubano continúa queriendo ejercer el control (¿50% de uso de Internet para 2020? ¿En serio?); aunque los leales disienten públicamente de los que aún se aferran a una “mentalidad de sitio”. Por supuesto, ambas capitales aún tienen diferentes opiniones acerca de los derechos humanos y la política exterior. Y lo expresan sin reservas.

Sin embargo, algo fundamental está cambiando. Los fuertes desacuerdos que nos mantuvieron alejados durante décadas están siendo mediados ahora en un proceso que está destinado a paliar y a solucionar nuestras diferencias.

Hoy, los norteamericanos son atraídos por la posibilidad de que pronto podrán usar su MasterCard mientras se hospedan en un AirBnB en La Habana, o que cambios ulteriores en la opinión pública alentarán a los decisores de política a abolir las limitaciones restantes a los viajes y eliminar el embargo de una vez por todas.

Por último, pensamos que estos cambios se construirán unos sobre otros y, quizás antes de lo que imaginamos, la normalización será el nuevo normal para las relaciones EE.UU.-Cuba.

(Tomado de Cuba Central Newsblast)

Publicado el 06/04/2015 en Cultura y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: