El Partido Republicano no está sincronizado con los cubanoamericanos


Por: Katrina vanden Heuvel

“Probablemente tengo seis abuelas cubanas, y diez madres cubanas”, bromeó el entonces gobernador de la Florida Jeb Bush en la cena anual del Cuban Liberty Council hace 10 años, donde fue el invitado de honor. “Siempre se puede contar conmigo para hacer lo que pueda para asegurarnos de que la causa de una Cuba libre esté en el centro de Washington.”

Esto fue en el 2004, poco después de que la primera generación del milenio se convirtiera en elegible para votar. En aquel entonces, la “causa de una Cuba libre”, como Bush la describió, estaba clara para la comunidad cubano-americana: No levantamiento del embargo. No normalizar las relaciones. No reconciliación.

Tal vez no debería sorprender que, sin dar un paso atrás en la escena política después de tantos años, la posición de Bush contra Cuba no ha cambiado en absoluto. “No estamos un paso más cerca de la libertad en Cuba a causa de las medidas que el presidente está tomando”, dijo la semana pasada.

Tampoco debería ser notable que el senador Marco Rubio (R-Fla.), un cubano-americano que creció en el entorno republicano de la Florida durante la década de 2000, declarara poco después de anunciar su propia campaña, que tenía previsto “invertir cada una de las decisiones [que el presidente] ha hecho” con respecto a Cuba.

Nada ha cambiado, excepto una cosa: la propia comunidad cubano-americana. El terreno político ha variado radicalmente en la última década, algo que ni Bush ni Rubio parecen haberse dado cuenta.

Como El Post informó recientemente: “Hace veinte años, el 70 por ciento de los cubano-americanos se llamaban a sí mismos republicanos. En la última encuesta sobre Cuba de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), ese número se redujo al 53 por ciento.

“De hecho, las encuestas de la Florida en el 2012 mostraron que Obama ganó el voto cubanoamericano, gracias en gran parte a un deslizamiento de 26 puntos entre los votantes menores de 45 años. Una increíble hazaña teniendo en cuenta que casi el 80 por ciento de los cubanoamericanos en la Florida votó por George W. Bush ocho años antes. Al igual que el resto de los votantes estadounidenses, resulta que los estadounidenses más jóvenes de origen cubano son más liberales y demócratas que sus mayores, y sus puntos de vista sobre las relaciones con Cuba no son una excepción.

En junio pasado, meses antes de que Obama anunciara sus planes, la encuesta de la FIU mostró que el 52 por ciento de los cubanoamericanos que viven en Miami-Dade se opuso al embargo, incluyendo el 62 por ciento de aquellos que tienen entre 18 y 29 años de edad. Además, el 68 por ciento de los encuestados el año pasado se mostró a favor de la restauración de las relaciones diplomáticas con Cuba, alimentados por un asombroso 90 por ciento de los jóvenes.

Más recientemente, una encuesta nacional de la Bendixen & Amandi International encontró que la mayoría de los cubano-estadounidenses apoya el plan de Obama para normalizar las relaciones con Cuba, incluyendo el 69 por ciento entre los de 18-29 años de edad; el 60 por ciento entre los que tienen 30-49 años de edad, e incluso una pluralidad del 47 por ciento entre los de 50 a 64 años de edad. En cuanto a si las relaciones renovadas mejorarán la vida de los cubanos de a pie, la encuesta también encontró que el 97 por ciento de los residentes en la isla creen que la normalización será buena para Cuba.

Este es el poder de la política exterior del milenio. Para el 2016, la generación del milenio conformará más de un tercio del total del electorado. Y aunque Rubio podría querer pensar en sí mismo como una “elección generacional”, esta nueva generación ya ha elegido. Quieren un compromiso diplomático, no el aislamiento. Quieren precaución antes que intervención. Quieren las lecciones que la historia nos ha enseñado con tanta claridad sobre los límites del poder e informar sobre la forma en que nuestros presidentes lo ejercen.

Esta convicción del milenio influirá en los resultados de la campaña de 2016, y tal vez no hay lugar más consecuente que la Florida. Mientras prevalezca esta idea en el Sunshine State (Estado del sol, como se denomina a la Florida), difícilmente se garantizaría una victoria electoral para los republicanos en 2016, pues la trayectoria del Partido hacia la presidencia se hace casi insuperable sin tenerlo en cuenta. Y, en un estado indeciso diverso que el presidente Obama ganó por menos de un punto porcentual en 2012, el bloque de votantes cubano-americano podría llegar a ser el más importante en el país.

Como dijo el analista de encuestas de The New York Times, Nate Cohn, en diciembre: “los cubano-americanos, en definitiva, son de esos raros y pequeños grupos demográficos que podrían fácilmente decidir una elección presidencial.”

Todo esto da a Hillary Clinton, Martin O’Malley y otros candidatos demócratas potenciales una oportunidad clara. No sólo pueden retratar a sus rivales republicanos como individuos atrapados en una mentalidad de la Guerra Fría, sino que pueden demostrar lo desconectado que están los republicanos de los mismos votantes que pretenden representar.

Ya en 2004, The New Yorker escribió que “Jeb Bush es en gran parte responsable del hecho de que la mayoría de los cubanos de Miami son republicanos.” Si la mayoría de los cubanos de Miami resultan ser los demócratas en 2016 – y si los republicanos pierden la Florida como resultado – Bush y Rubio podrían ser en gran parte la razón del por qué.

(Tomado de The Washington Post. Versión de Cubadebate)

Katrina vanden Heuvel

Katrina vanden HeuvelEs directora y editora de la revista estadounidense The Nation. Tiene una columna semanal en The Washington Post.

Publicado el 22/04/2015 en Cuba, cubanoamericanos, EEUU, Partido Republicano. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: